Descendimiento

Cuando la Resginación procesionaba mirando a la cruz

La Virgen de la Resignación procesionó durante 10 años representando el misterio de María mirando a la Cruz

El próximo Viernes Santo la Hermandad del Descendimiento estrenará la bambalina trasera bordada del paso de palio de la Virgen de la Resignación. Un paso más para concluir el proyecto definitivo de bordados del palio de la dolorosa que al fin contará con un personal conjunto en los próximos años.

Sin embargo, no siempre ha procesionado bajo palio. En los orígenes del Descendimiento la Virgen de Resignación procesionó en el misterio, solo en el primer año, cuando la cofradía hacía su primera estación de penitencia con el Señor y los Santos barones. En esta ocasión, el misterio estaba aún en fase de realización en el taller de León Ortega.

Al año siguiente, la Hermandad estrenaría el misterio completo con la Virgen del Calvario, pasado la Resignación al paso del patrón procesionando en solitario. No lo haría bajo palio, representaría el mismo misterio de la Virgen del Consolación y Correa de la buena Muerte: María mirando a la cruz vacía.

Así procesionaría hasta 1974, cuando la Hermandad emprendió la realización de un palio para su dolorosa, que ha experimentado diferentes etapas hasta llegar a la actualidad.

Los comienzos fueron duros, pero el palio de la Virgen de Resignación va poco a poco culminando una obra de estilo decimonónico que aporta al conjunto de nuestra Semana Santa uno de los pasos más personales.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top