Hermandades

Fallece el último gran compositor del siglo XX

fb_img_1499012814972
Homenaje a D. Pedro Morales en la localidad de Villarrasa/ Hdad. Santa Cruz del Campo Villarrasa.

El compositor Pedro Morales fallece a sus 94 años de edad dejando una larga lista de marchas, algunas de ellas de las más emblemáticas de la Semana Santa

Fallece a los 94 años uno de los últimos exponentes clásicos de la Banda Sonora de nuestra Semana Santa, el músico militar y compositor D. Pedro Morales Muñoz, autor de marchas procesionales como “Esperanza Macarena”, “Virgen de la Paz”, “Virgen de Montserrat”, o “La Soledad”, entre otras muchas.

Loperano de nacimiento, miembro del Cuerpo de Directores Militares desde 1954, y discípulo de D. Pedro Gámez Laserna, realizó casi toda su trayectoria compositiva en la ciudad de Sevilla, pero no debemos de olvidar que fue en nuestra capital onubense donde empezó a engordar su curriculum profesional.

El Regimiento de Infantería nº 72 llega a Huelva en el año 1940, pero no es hasta 1944 cuando se le incorpora la unidad de música denominada Regimiento de Infantería Granada nº 34, formación que competía con la actual y activa Soria 9 de la ciudad vecina. La máxima calidad de la formación llegó de las manos del por aquel entonces Teniente D. Pedro Morales Muñoz.

En 1961 dicha banda de música desaparece debido a una reforma en los cuerpos de música militar, pasando D. Pedro Morales a dirigir la Banda de Música de la Academia de Infantería de Toledo. Tras dicha disolución le toma el relevo una banda de cornetas y tambores hasta su total disolución en 1985.

En su estancia en Huelva realizó infinidad de arreglos musicales para la cantante de copla Doña Antonia Hernández Peralta “Perlita de Huelva”,  títulos como El Divorcio”, “No tengo Apellío”, o “A Perlita” son de su autoría. Posteriormente, tras su traslado a Sevilla nos legó para el patrimonio musical onubense el arreglo e instrumentación de “La Esperanza”, primera marcha procesional dedicada a la Hermandad de San Francisco, idea original de Emilio Molero Monís en 1985, así como “Esperanza y Pastora de Hinojos” dedicada a la Hermandad de la Esperanza de Hinojos en 2003.

El cuartel donde se alojaba el regimiento de infantería se denominaba originalmente “La Almagra”, pero a petición de los propios mandos del regimiento, en 1952 se le cambió el nombre por “Cuartel de Nuestra Señora del Carmen” en recuerdo al convento sevillano en el que estuvo alojado con anterioridad. Hoy en día es el Campus Universitario del Carmen.

El Diario Odiel realizó un artículo el 8 de Junio de 1961 expresando el desafortunado final de la formación militar por parte del Ministerio de Defensa:

“Ha llegado a nuestro conocimiento la noticia de que la excelente banda musical de la Agrupación Militar Granada, número 34, de guarnición en esta plaza, va a desaparecer de Huelva. Obedece ello, según se dice, a un proyecto del Ministerio del Ejército, por el que se suprimen las bandas militares en algunas capitales españolas.

Como es lógico, la medida, aunque todavía no confirmada, ha causado justo desasosiego y contrariedad entre quienes tan encariñados y orgullosos estábamos con contar entre nosotros con dicho conjunto musical que, aparte sentimentalismo, tanto prestigia a nuestra capital.

A tiempo, la superior medida ha motivado la respetuosa intervención del presidente de la Sección Provincial del Sindicato del Espectáculo quien se ha dirigido al Sindicato Nacional del mismo y a cuantas personas constituidas en autoridad e influyentes puedan prestar ayuda a su empeño -que es el de la colectividad que presenta-, de que aquel acuerdo no llegue a producirse, o rectificarse si ya está tomado, en evitación de los perjuicios que con la ausencia de la repetida banda de música, tan celebrada y aplaudida en todas sus actuaciones, se acarrearía a Huelva, y con aquella, la carencia de los conjuntos solistas que de la misma desprenden, cuyos miembros, por ser profesores con carnet oficial residentes en nuestra capital, cubren las necesidades de su orden, referentes a actuaciones en espectáculos, conciertos, etc.

En diversas ocasiones nos hemos ocupado en estas columnas de lo deficiente que está Huelva de conjuntos que cubran las exigencias locales en dicho aspecto artístico, cual merece la importancia de esta capital. Tenemos, sí, una banda municipal de música de reducido número de profesores, que, por dicho motivo, tiene que abastecerse de algunos solistas, procedentes de la banda del Regimiento, donde los hay muy buenos; pero carecemos de otros elementos o agrupaciones, como para salir airosos en veladas y espectáculos que precisan de orquestas. Los miembros de la banda militar vienen cubriendo tales huecos con toda amplitud y competencia.

De desaparecer esta banda, Huelva quedaría reducida a una mínima expresión en el arte musical. Y la afición, lejos de ir en aumento, iría paulatinamente extinguiendo, ya que, por otra parte, a la banda municipal no puede sacársele mayor jugo, de proseguirse con la actual falta de músicos -que ahora van a quedar todavía más reducidos-, y con parte de su instrumental arcaico y poco menos que inservible.


Es preciso, pues, que todos los onubenses amantes de la cultura que puedan intervenir en este interesante asunto con posibilidades de acierto, lo aborden con el mayor entusiasmo, pensando en el bien y prestigio de Huelva que debe constituir la máxima aspiración de todos.

Nosotros abrimos las puertas a cuantos quieran exponernos sus razonamientos sobre el particular y pulsaremos la opinión de quienes son buenos aficionados a la música”.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top