Galería

Jesús Sacramentado recorrió las calles de Huelva

El domingo de Corpus estuvo marcado por las altas temperaturas y la solemnidad del paso de la custodia

Huelva amaneció con altas temperaturas desde bien temprano, algo usual en la gloriosa mañana del Domingo de Corpus. La procesión más improtante del año comenzó como cada año a las 10 de la mañana, cuando empezó a salir la larga comitiva guíada por la cruz de guía de la Hermandad Sacramental de la Merced y los sones de la Banda del Nazareno.

Todas las hermandades de penitencia, gloria y sacramentales estuvieron presentes en el cortejo, aunque faltó la Hermandad Sacramental de Pasión, que abandonó la procesión al salir de la Catedral por no estar de acuerdo en en el orden que ocupaban en el cortejo.

La plata repujada de la imponente custodia de marmolejo hacía sonar sus campaniles, anunciando la llegada de Jesús Sacramentado, que recorrió las calles del centro de la ciudad acompañado de los sones de la Banda Municipal de Música.

El obispo de Huelva, Don José Vilaplana Blasco, así como númerosos sacerdotes de la capital, cerraban una procesión cargada de solemnidad, que estuvo acompañado por numerosos onubenses, aunque si se echó en falta más público en una procesión de tal importancia.

Tres altares adornaban el recorrido del Corpus. El primero de ellos, montando por la Hermandad Sacramental de la Salud.El segundo, como es habitual, en la puerta lateral de la Concepción; y el tercero de ellos, en la calle Botica por la Asociación Nuestra Señora de la Asunción.

A las 11 y media de la mañana llegaba la custodia a la Plaza de la Merced donde todas las representaciones esperaban su llegada frente a la fachada de la catedral. La procesión culminó con la bendición del Santísimo desde el porche de la Merced a toda la ciudad de Huelva.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top