Cautivo

La Hermandad del Cautivo y su homenaje a las víctimas del cáncer

La primera levantá del palio de la Misericordia fue dedicada a una hermana muy vinculada a la cofradía que fallecía por la enfermedad en la misma semana de pasión

La Semana Santa está repleta de bellas historias que dan sentido a nuestras cofradías. Detrás de cada titular, se guardan miles de vivencias y recuerdos con aquellos seres queridos que ya quedaron reflejados para siempre en la mirada de nuestra devoción. En sus ojos se encuentra el consuelo y el aliento para seguir caminando por una difícil senda.

Este año, nuestras cámaras nos han llevado hasta el interior de los templos, ofreciendo los momentos previos a la salida de la cofradía. En esos instantes en los que se muestra el nerviosismo y la ilusión por comenzar una nueva estación de penitencia, la Hermandad del Cautivo vivía uno de sus más emocionantes momentos con la levantá dedicada a Rosalía, una hermana muy vinculada a la corporación que fallecía de cáncer pocos días antes del Lunes Santo. El hermano mayor de la cofradía, Daniel Villalba, dedicada con la voz rota unas emotivas palabras a la cuadrilla de costaleros del palio de María Santísima Madre de la Misericordia mientras sonaba ‘Oremos’ desde la plaza del Cautivo, con sus dos hijos presentes, uno bajo el paso y otro frente a su devoción.

“Que esta luz que ilumine a nuestra madre sea la luz que ilumine a tantas personas que lo necesitan”. Con estas palabras se fue al cielo la Misericordia, por aquellas personas que luchan contra esta enfermedad, y por todas las instituciones que trabajan en su investigación, en la concienciación, promoción y ayuda al paciente, como así quedaba reflejada en la primera tanda de candelería del palio de la Madre del Cautivo.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top