Hermandades

Las rosas y espinas de la Semana Santa 2017

179e5a51-5908-4779-a5ea-5e95e5d1d756

Se acabó, quedó arriada otra Semana Santa… Ha sido tan fugaz, tan plena, tan arrolladora, tan bonita, que con su ausencia deja un vacío muy difícil de llenar. Es tiempo de nostalgia, de recrear momentos y de hacer balance, analizando lo bueno y lo mejorable, lo mejor y lo peor de una Semana Mayor que ha demostrado la nueva época de esplendor que viven nuestras cofradías.

ROSAS

El tiempo

Una Semana Santa plena, la cuarta en lo que llevamos de siglo, de principio a fin, como las típicas del mes de abril, con calor, con cirios doblados y público buscando la sombra. Los rayos del sol han sido los protagonistas de todas las jornadas, dejando la calma y el disfrute entre los cofrades que hemos disfrutado de un cielo azul celeste, invadiendo a toda la ciudad de una luz diferente y única. Un tanto espinoso las altas temperaturas que tuvieron que soportar hermandades como la Cena, el Perdón, el Cautivo, las Tres Caídas, la Salud o la Victoria en sus caminos de ida. Pero como decía un espontáneo a la salida de una de ellas… “mejor mojarse en sudor, que mojarse de lluvia”.

Los estrenos

La Semana Santa con más estrenos de los últimos años. La primera vez en mucho tiempo que un paso de palio estrenaba un manto bordado, fue en el Calvario, con el palio de María Santísima del Rocío y Esperanza, haciendo del Lunes Santo una jornada histórica. También lo fue el Miércoles Santo, con un paso totalmente nuevo e innovador que paseaba la nueva disposición del Señor de la Humildad con nuevas imágenes secundarias que parecían hablar entre si. El resultado en la calle fue mucho más favorecedor, al igual que la culminación del misterio de la Santa Cruz.

La seguridad

Ha sido también una Semana Santa de bullas y atascos por las calles del centro, y la fuerzas y cuerpos de seguridad parecen haber estado a la altura, demostrando así el nivel que va tomando nuestra Semana Mayor. Mucha presencia policial, en las calles y en los pasos, sobre todo en la subida de la cuesta de las Tres Caídas, donde una gran barrera de policías custodiaba el magistral trabajo de la cuadrilla de costaleros de la hermandad.

Las bandas

Nivel musical exquisito. las cofradías apuestan por buenos acompañamientos. La banda Municipal de Mairena tras el Refugio, como siempre, de dulce… el Liceo de Moguer, hacia lo mismo con los palios del Valle, la Esperanza, los Dolores de la Merced y Resignación; el Arahal, con la Victoria, volvió a demostrar su alto nivel, y la Municipal de la Puebla del Río, puso la mejor banda sonora al palio del Amor. La Mercedes de Bollullos apostando por las marchas de Huelva; y las bandas de la ciudad, Cena, Salud, Expiración, Nazareno, Merced, Santa Cruz, la Cinta y la Consolación, han vuelto a hacer las delicias de unos sones cargados de amor a nuestra Semana Santa, superando año tras año su nivel musical.

Las flores

Se han visto muy buenos exornos florales este año. Como siempre, Antonio Rivera con el palio de los Ángeles, el color coral en las flores del Rosario, Manuel Martín con el palio del Amor y la recuperación de sus esquinas, la florería y su estreno en el palio de la Misericordia, los montes decimonónicos apartando la dictadura del clavel, el detalles de las ramas de olivo en los exquisitos bouquets de los Dolores de Oración, las proteas del misterio de la fe, las azucenas de los Dolores de la Merced, el colorido del palio de la Caridad… El exorno floral es un elemento que preocupa y se cuida al más mínimo detalle, confiado siempre en manos de la tierra.

La muchedumbre

Que cantidad de gente… era la expresión más repetida en las diferentes jornadas de la Semana Santa. Sobre todo en las últimas horas de la tarde, con ‘la fresquita’, cuando las calles del centro eran auténticos ríos humanos de personas buscando cofradías, y todo ello, con lo que repercute en la economía de la ciudad.

Los homenajes

Candelerías concienciando sobre la donación de médula o rindiendo homenaje a los enfermos de cáncer. Este año hemos podido ver cirios votivos en los palios del Amor, la Misericordia y la Victoria, cuya vela fue encendida con la luz del sagrario de las Hermanitas de la Cruz.

Los hábitos 

Chapeau por las hermandades que adaptan sus hábitos de nazarenos dejando atrás tradiciones que no responden a ninguna lógica. Qué bonito fue ver el nuevo hábito de las Tres Caídas, elegancia en estado puro, al igual que el cortejo de la cofradía de Pasión bajando por el porche, los nazarenos del Prendimiento con el cirio al cuadril, el histórico hábito de la Hermandad de la Merced o los nazarenos de la Santa Cruz.

 

ESPINAS

Repertorios

Algunas hermandades no se correspondían con lo que sonaba tras sus titulares. Esta Semana Santa, hemos escuchado repertorios que parecían creados para acompañar a otra cofradía, basando en el gusto musical de la persona que lo hace, pasando por alto la idiosincrasia de la Hermandad. No concordaba, en muchas ocasiones, el estilo de una cofradía con las marchas que sonaban. Vale que en alguna revirá guste escuchar algo más serio, pero no en gran parte de su recorrido. Lo mismo ocurre con hermandades de estilo más sobrio, cuyos titulares han podido incluso ‘trianear’ con las marchas interpretadas.

Marchas

Algunas sonaban a todo menos a Semana Santa. La innovación es positiva en casi todos los aspectos de nuestras cofradías, pero hay veces que se alcanzan ciertos límites que desvirtúan por completo esta tradición. En el caso de la música cofrade, han sonado marchas ‘raras’, de nueva composición, que parecen ser creadas para cualquier otra cosa que no sea acompañar a un paso en Semana Santa. En todo esto, se ha echado en falta, y mucho, marchas clásicas, las de siempre… Así, siempre se acierta.

Coches en la calle

Se desconoce el motivo de por qué la policía local no retiró los coches de las calles más estrechas, siendo previamente solicitado por las cofradías que así lo hacen todos los años. Pudieron verse en calles como Ponce de León, afectando a las hermandades de los Estudiantes y los Mutilados; en Francisco Niño, donde se vivieron grandes apreturas al paso de la Tres Caídas; y en la calle San Marcos, afectando a la recogida de la Hermandad de la Fe. De nada sirve custodiar a los pasos de policías nacionales si las calles no se muestran libre de obstáculos para el paso de las hermandades.

El silencio

La música de las hermandades que no llevan acompañamiento musical es el silencio. Qué difícil les ha resultado a cofradías como los Estudiantes, la Misericordia, el Santo Entierro o la Santa Cruz hacer una estación de penitencia sin mas ruido que el rachear de los costaleros… sobre todo en zonas como la carrera oficial, donde los pasos procesionaban al son de múltiples conversaciones y comentarios del público… Una pena, habrá que esperar algunos años para que la ciudadanía termine de saber que tipo de cofradía sale a ver.

¿Exceso de seguridad?

Siempre es positivo la presencia policial alrededor de los pasos, sobre todo en aquellos que llevan una continua bulla a su alrededor. Pero todo en su medida, los miembros de la policía debe estar para eso, para garantizar la seguridad de las cofradías y de las personas que la ven, no para impedir y hacer inaccesible el paso de tu titular. Las devociones son del pueblo, y los pasos salen a la calle para acercarse a sus devotos. Por ello, no está justificada la actuación de algunos agentes que apartaban a la muchedumbre como si antidisturbios se tratara.

San Pedro y Concepción acotadas

¿Porque se cierra al público el porche de San Pedro para la salida de Pasión y no para la recogida de Descendimiento? ¿Solo hay peligro de derrumbe para algunas cofradías?. Un año más, las salidas de las hermandades de San Pedro y Concepción aparecían despojada de un público que se agolpaba tras el excesivo perímetro de seguridad instalado a su alrededor.

 

El ritmo de las cofradías

Este año se ha castigado sobremanera al cuerpo de nazarenos debido al ritmo que han llevado algunas cofradías. Mientras la cuadrilla de costaleros se recrea en los últimos instantes de su recorrido, el nazareno permanece en su sitio, soportando hasta 30 minutos de parón, haciendo insostenible la estación de penitencia. También perjudica al público que espera en un punto, que tras esperar largos minutos, se ve obligado a marcharse.

El miedo

Huelva ha tenido este año un episodio de ‘carreritas’ provocado por una pelea que se produjo el Domingo de Ramos en la calle Palos. La psicosis existente por el miedo a una desgracia hizo que las personas que se congregaban en sitios como la Palmera o la calle Puerto corrieran despavoridas a otras zonas contiguas. Hasta la Plaza de San Pedro llegaron personas al borde del ataque de ansiedad pidiendo refugio de la parroquia…

El comportamiento del nazareno

Se ha avanzado mucho, pero aún hay hermanos que no saben que significa vestir el hábito nazareno. Se han visto muchos penitentes con el capirote en la mano seguir a sus titulares en los últimos metros de su estación de penitencia, otros que no pueden aguantar a cenar en sus casas o incluso están los que se marchan de su cortejo para ver otra cofradía. Pero no toda la culpa es del nazareno en cuestión, algo mal hacen desde la organización de la Hermandad.

Sentimientos forzados

Se han escuchado muchas muestras de cariño en esta Semana Santa, algunas de ellas traducidas en ‘vivas y guapas’ demasiado forzados, esperando el momento exacto de la marcha, como si se llevara pensado de casa. Los piropos a la virgen salen solos y no se piensan. La espontaneidad no se mide, nace en el interior de la persona.

 

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top