Noticias

Paco Girón, camino de la beatificación

Pintura de Ignacio Alcaria
Pintura de Ignacio Alcaria

Pintura de Ignacio Alcaria

Hoy, 15 de enero, se cumplen ocho años de la muerte del sacerdote Francisco Girón. Pese a su ausencia sigue vivo en la memoria de aquellos que lo conocieron, convivieron con él y vieron en su persona signos de santidad.

Girón, natural de Higuera de la Sierra, desarrolló su labor pastoral en la provincia de Huelva, había estudiado Derecho en la Universidad de Granada, se formó en el seminario de vocaciones tardías, en la Universidad Pontificia de Salamanca, fue ordenado sacerdote el 13 de abril de 1963 por D. Pedro Cantero Cuadrado, primer Obispo de Huelva, y cantó su primera misa en su pueblo de Higuera de la Sierra.

Fue director espiritual del seminario de Huelva, juez eclesiástico, vocal del consejo de administración y director de la comisión económico-social de la diócesis, pro-vicario general y vicario episcopal de la zona Sur, delegado del clero, miembro del consejo del presbiterio y arcipreste de Huelva. Fue muy amplia su labor en los Institutos Masculino y Femenino como profesor en el nocturno y director espiritual de ambos institutos.

Su proximidad con los más pobres y enfermos, su dedicación plena a los cursillos de cristiandad, su labor al frente de la residencia de ancianos “Hogar Virgen del Prado”, y tantas otras acciones solidarias le granjearon el cariño y respeto de los onubenses, que en 2002 le entregarían la Medalla de Huelva a la Solidaridad, y la Medalla de Oro de Andalucía, el 28 de febrero de 2008.

Su principal tarea pastoral estuvo en la Parroquia de San Pablo en la barriada de Fuentepiña de nuestra capital, de la que fue nombrado primer párroco.  Era un hombre contento, enamorado de Jesucristo, pendiente de las personas que más sufrían y siempre con una sonrisa, una palabra de consuelo, una persona sin reloj cuando de atender a quienes lo necesitaban se trataba.

sacerdote-don-francisco-gironLa muerte de Paco Girón coincidió con la llegada a nuestra diócesis de D. José Vilaplana, y se encargó una biografía que recogiera testimonios de la vida del sacerdote. Este era el primero de los pasos para iniciar un proceso de beatificación del Padre Paco Girón, que en el día de hoy se verá refrendado con la creación de la Comisión Pro-beatificación de Don Francisco Girón, y la celebración de la misa conmemorativa del octavo aniversario de su fallecimiento.

En la actualidad su obra se mantiene viva gracias a la Casa Paco Girón, un proyecto alternativo y de tránsito para jóvenes entre 18 y 35 años sin alojamiento, en riesgo de exclusión social, con claras carencias socio-familiares, precariedad formativa, laboral y económica. Una casa que se encuentra muy cerca de la parroquia de San Pablo donde desarrolló principalmente su labor social.

Con esta interesante iniciativa de la parroquia de San Pablo, el Obispado de Huelva pretende subir a los altares de manera oficial a quien ya lo estaba para miles de onubenses en sus corazones por ser un hombre bueno que dedicó su vida a los demás.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top