Hermandades

Sebastián Santos Calero: “Para transmitir unción sagrada en una imagen hay que tener fe”

concepcion-sevilla
Virgen de la Concepción, obra de Sebastián Santos Rojas/ ABC de Sevilla.

El hijo de uno de los grandes imagineros del siglo XX, Sebastián Santos, asegura que con algunas imágenes de su padre se han cometido ‘limpiezas excesivas de su policromía’

Sebastián Santos Rojas fue sin duda uno de los grandes imagineros del siglo XX. Nacido y criado en la provincia de Huelva, en su pueblo natal de Higuera de la Sierra, ha dejado grandes obras para diferentes hermandades andaluzas que son todo un referente en el mundo de la escultura. En el programa del pasado jueves, quisimos dedicar un espacio a su figura, con el objetivo de poner en valor su trayectoria y reafirmar su importancia en Huelva.

senor-cena

Señor de la Cena de Sevilla/ ABC de Sevilla.

Para ello contamos con el testimonio de Sebastián Santos Calero, su hijo, quien nos contó en primera persona sus recuerdos, vivencias y sentimientos con la vida  y obra de su padre, donde asegura que siente una gran satisfacción al comprobar como muchas de las hermandades cuidan las obras del imaginero, “como es el caso de la Virgen del Rocío y Esperanza, la última imagen mariana que hizo mi padre en 1974, la cual es un gusto poder ver cada vez que voy a Huelva”. Sin embargo, Sebastián Santos hijo, hizo un llamamiento a que “no se limpien las imágenes” porque consideran que “son totalmente excesivas” y elimina parte de las veladuras que impregnaba en la imagen.  Al mismo tiempo, considera que actualmente existe “una pandemia por restaurar a imágenes que tienen menos de cien años y eso es una locura”. Para ejemplificarlo, pone el caso del Señor de la Cena o la Virgen de la Concepción de Sevilla, dos de las mejores imágenes salidas del taller de Sebastián, que han visto como se les ha eliminado “parte de las veladuras de sus magnificas policromías”.

trabajando

Sebastián Santo tallando la nube de la Asunción de Cantillana.

Sebastián Santos Calero describió a su padre como “un hombre con una sensibilidad extraordinaria, muy sensible, con una espiritualidad espectacular en todos los sentidos”. Recuerda el vacio que se producía en el estudio cuando una imagen se iba, “es curioso el maternaje que se producía entre el escultor y la imagen sagrada, por eso cuando se iba dejaba el taller vacío”. “Él preservó de una manera muy rigurosa su mundo, penetrar en el estudio era un regalo para nosotros (sus hijos), porque estaba continuamente en plena actividad creativa”. Además, el hijo de Sebastián Santos recuerda ver la Semana Santa junto a su padre en la Catedral y solo una vez a su Virgen del Refugio, como así la llamaba, donde recuerda la emoción que le produjo ver bajo palio su primera dolorosa para Sevilla.

El imaginero adquirió un experiencia importante en sus años de trabajo porque recibió un volumen considerable de trabajo. Sin embargo, Santos Calero expresa que su padre sacrficó mucha creatividad con numerosas peticiones, como es el caso de las patronas, donde realiza replicas exactas de las desaparecidas en la Guerra Civil. “También le tocó restaurar imágenes del siglo XVII y XVII es un espacio muy corto de tiempo, y si no realizaba imágenes secundarias o misterios completos, era por las exigencias económicas, perotenía diseñados grandes misterios”.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top