Costa occidental

Triunfal procesión de la Virgen de la Bella por el XXV aniversario de su coronación

Lepe amaneció el pasado sábado con la misma ilusión de hace 25 años, cuyas vivencias y recuerdos de aquella coronación canónica sigue muy viva en la memoria de los leperos. La corona que ceñía sus sienes tenían un brillo especial, anunciando a su pueblo que esa muestra de amor sigue más viva que nunca.

A las 8 de la tarde, el palio de la Bella ponían rumbo a la avenida de Rubalcaba para celebrar un pontifical conmemorativo. Lo hizo acompañado de las representaciones de diferentes hermandades e instituciones, que recorrieron las primeras calles engalanadas para la ocasión.

En el hoy Parque de la Coronación, los últimos rayos de sol de una tarde histórica, iban bañando el bello rostro de la patrona de los leperos que avanzaba lentamente reecontrándose con el día en el que la iglesia reconocía su devoción. La solemne misa pontifical estuvo oficiada por el arzobispo auxiliar de Sevilla, y concelebrada por varios sacerdotes como el párroco de Lepe, Carlos Javier Rodríguez Parra, y el que fuera párroco de la localidad en su coronación, Feliciano Fernández Sousa.

Concluida la misa conmemorativa, comenzó la procesión triunfal y popular de la Virgen de la Bella por las calles de la localidad, donde los leperos esperaban entre vítores y numerosas petaladas y ofrendas el paso de su patrona. Fueron destacables su paso por la plaza de San Diego, donde una gran alfonbra de sales tintadas recibió a la Bella, cualquiera de las calles de su recorrido, pues no había un solo balcón o fachada sin adornar.

Haz tu comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

To Top